Celebrando a Luis Barragán

Con motivo del 115 aniversario del nacimiento de Luis Barragán, un hombre que hizo lo que quiso, que estando en un gran momento de su carrera se atrevió a detenerla y decir ‘no haré más arquitectura’, solo para concebir espacios a su tiempo en su lugar, al final del día, creó la arquitectura mexicana más emotiva que existe a través de la luz, el color y el silencio, y al cual me encantaría que más mexicanos conocieran, estudiaran y admiraran, como lo hacen en muchos otros lugares del mundo, les comparto el siguiente documental emitido por Canal Once.

 

En mi opinión, la interpretación del espacio a través de la luz, la forma en la que interviene a la naturaleza y coexiste con ella, la sensación provocada por su obra, a través de líneas simples, convierten a Barragán en el mejor arquitecto mexicano, aún sin un título, el único premiado con el Pritzker (1980), que nos demuestra que la arquitectura se vive y se siente, que la arquitectura que no emociona no merece ser llamada como tal; parte de su legado es funcionalista, si, pero esta no es una arquitectura fría, por el contrario, cada espacio se encuentra lleno de emoción, color y vida.

Un hombre que cuestionó su legado, no sólo arquitectónico sino humano, que humildemente se negó a clasificar su propia obra, que generó una revolución sin necesidad de crear formas exóticas, y sin embargo, majestuosas! Espacios que coexisten con el silencio, que te transportan, que se mimetizan con el entorno, una arquitectura tan simple a primera vista que no puede juzgarse sin antes sentirse.

Hoy en día la Casa Estudio Luis Barragán, ubicada en Tacubaya, Ciudad de México, es considerada una de las obras más emblemáticas y con mayor trascendencia a nivel internacional, ha sido reconocida como Patrimonio Mundial por la UNESCO (2004), según su propia declaratoria:

“ Es una obra maestra dentro del desarrollo del movimiento moderno, que integra en una nueva síntesis elementos tradicionales y vernáculos, así como diversas corrientes filosóficas y artísticas de todos los tiempos.”

La casa y taller han sido conservada en su totalidad y fielmente, desde la muerte de Barragán en 1988, es propiedad del Gobierno del Estado de Jalisco y de la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán, que han llevado a cabo una gran labor para mantenerla viva tal cual fue habitada; es un lugar mágico al que me gustaría invitar a visitar no solo a cada arquitecto, sino a cada mexicano.

 

Sólo en íntima comunión con la soledad puede el hombre hallarse a sí mismo. Es buena compañera, y mi arquitectura no es para quien le tema o la rehúya.

Únicamente conociendo su obra y dándole el valor que merece, seremos como comunidad capaces de proteger el patrimonio arquitectónico que nos fue legado, aún cuando se trate de las obras más comerciales que llegó a realizar en la Ciudad de México, estas forman parte de un proceso que llevaron a Barragán a generar la arquitectura por la cual es reconocido en el mundo, de igual manera que la arquitectura de paisaje, como la recreada en el Pedregal de San Ángel, que vale la pena mantener viva en nuestra ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s